Volver a Huéscar, Granada, volver a las raíces.

Hoy, 28 de febrero, es el día de Andalucía y he querido homenajear a esta tierra contando uno de los viajes más entrañables que pude hacer en 2020.

Justo antes de que la pandemia comenzase y que todo el mundo se viese inmerso en una pesadilla, nosotros pudimos cumplir uno de los sueños de mi padre, volver a su tierra, al lugar donde nació y creció.

Nos parecía muy bonito poder contribuir a realizar ese sueño y ser parte de él, así que nos pusimos y en dos horas y media nos trasladábamos de Elche a Huéscar, en el Altiplano granadino.

Huéscar

La primera sorpresa fue al llegar a Cuevas la Atalaya El lugar es precioso, os dejo imágenes para que podáis ver lo bonitas que son las cuevas por dentro. Además el propietario, Ángel, es encantador, nos recomendó cosas que ver en la zona y fue muy simpático y acogedor con nosotros. Si estáis por la zona, no dudéis en alojaros aquí, dormir en una cueva es una experiencia que no olvidaréis. Por cierto, podéis llevar carbón y hacer una barbacoa fuera, o encender la chimenea de la cueva…y pasar una noche muy romántica si vais en pareja.

Fue un momento emocionante. Al decirle que veníamos a ver donde creció mi padre nos preguntó el apellido y nos sorprendimos al comprobar que conocía a parte de nuestra familia.

Es algo muy curioso que en muchas zonas de Andalucía se conserva la costumbre de conocer a las familias por el apellido o el “mote”; es decir, el sobrenombre con el que se conocía.

Una vez instalados nos dispusimos a recorrer un poco la zona. Se puede observar que hay muchos huecos en las laderas de las montañas, son las antiguas cuevas que datan de tiempos inmemoriales y que en época medieval (S.V al XVII) sirvieron de cobijo a los moriscos que huían de la medina y de otras regiones de la península tras la orden de expulsión promulgada por Felipe III.

Otro momento de expansión de estas cuevas fue a finales del S.XIX y primera mitad del S.XX. Es un buen momento para la industria azucarera y agrícola y muchas familias de origen humilde buscarán una vivienda barata y que se adaptara a sus necesidades. Hoy muchas de ellas gracias a la adaptación y modernización de las mismas están siendo reorientadas al Turismo.

Cuevas de Huéscar

Nuestra exploración nos llevó a Fuencaliente, un manantial a 2 km del centro de Huéscar. Se puede ir en coche, pero un paseo y respirar aire puro también vale la pena. Su acceso y uso de la zona recreativa es gratuito. Además hay un restaurante que en verano imagino ha de estar lleno. 🙂

Es un lugar precioso donde disfrutar de la tranquilidad, el baño, la sombra y el juego. Las aguas son naturales, por lo que mantienen una temperatura constante de 18º centígrados. Algo que me resultó curioso son la cantidad de peces que había dentro de la piscina. Imagino que en verano no estarán, pero fuera de la temporada de baño he de decir que estaba lleno de ellos.

Este día aprovechamos para recorrer el pueblo. Huéscar apenas cuenta con 8.000 habitantes pero en verano este número se multiplica. En su entorno hay mucho que visitar, sobre todo es un lugar idóneo para los amantes de los yacimientos arqueológicos, ya que cuenta con muchos restos y este es uno de los asentamientos más antiguos del continente europeo.

La situación estratégica de Huéscar entre la meseta y el sureste de la península hizo de ella un lugar de paso para diversas civilizaciones que han ido dejando su impronta en la zona.

Esta herencia y el buen hacer de estos pueblos ganaderos y agrícolas ha favorecido que su reconversión al turismo esté siendo un éxito. Tanto Castril, Castilleja, Galera, Huéscar, Orce y Puebla de Don Fadrique se han unido para poner en valor unos restos que nos cuentan la historia de nuestros antepasados más lejanos.

Las casas señoriales de Huéscar y su hermoso templo gótico renacentista el siglo XVI, la Colegiata Santa María, muestran en sus fachadas un pasado glorioso, bañado de escudos nobiliarios y riqueza que hacen honor al poderío que llegó a ostentar la villa.

El punto más concurrido de la villa es sin duda la plaza y el mercado, donde no pudimos resistirnos a la tentación de comprar embutido de la zona (morcilla, relleno, blanco…) y tomarnos una cervecita al sol.

Nos dispusimos a seguir con nuestro paseo y al lado de la Colegiata Santa María entramos a la joyería de Emilio Galera, primo de mi padre al que no había visto desde que eran pequeños.

Fue muy emotivo el reencuentro y me siento muy agradecida de haber podido vivirlo en primera persona porque es una muestra de que las buenas relaciones que se forjan en la niñez perduran a pesar de la distancia y el tiempo. Ver cómo se miraban, se abrazaban, se besaban y recordaban pasajes de una infancia ya lejana pero muy vívida, nos hizo partícipes de un momento único.

Reencuentros felices

Tras tanta emoción nos dirigimos a Cuevas de Alkadima, un lugar maravilloso donde cobijarse en un día caluroso a la sombra de una parra y disfrutar de su exquisita carne a la brasa. No dejes de visitar el restaurante pues está formado por multitud de cuevas. Nosotros tenemos pendiente volver en una día de frio invierno para poder disfrutar de una cena al calor de una de estas cuevas tan acogedoras.

El paisaje que rodea a la villa está salpicado de explotaciones agrarias y ganaderas vigiladas de cerca por la sierra de la Sagra, un macizo majestuoso que domina la llanura circundante. Pero eso ya te lo cuento en otra historia….Seguimos recorriendo la zona. 🙂

Hogueras de Alicante, el fervor de un pueblo.

Desde tiempos remotos los agricultores alicantinos celebraban el solsticio de verano haciendo hogueras. El fuego era el hilo conductor para celebrar el día más largo del año, y la noche más corta. Además de ser un elemento purificador para aquellos que lo contemplaban.

El contacto campo-ciudad hizo que la fiesta se trasladase pronto, aunque no todo el mundo estaba de acuerdo con la idea ya que hubo quejas por las hogueras y los petardos, lo que llevó al alcalde a hacer un bando para prohibirlas.

Un despiste, la picaresca y la avidez del pueblo fueron los que dieron pie a las primeras hogueras permitidas, ya que en 1881 el ayuntamiento olvidó publicar el bando y los alicantinos aprovecharon para celebrar las primeras “fiestas de la calle”, donde surgieron los primeros ninots, figuras en forma humana que solían ridiculizar a alguien del barrio.

Hoguera especial de 1946

En 1928 se celebra la primera fiesta oficial de Alicante gracias a Don Jose María Py, gaditano que había vivido un tiempo en València y supo ver la potencialidad de las Hogueras para el Turismo y para el disfrute de los alicantinos.

A partir de ese año la fiesta va tomando forma, se crea la comisión gestora, su himno, las barracas y se instaura la figura de la “Bellea del Foc“. Todos los ingredientes que hacen de esta fiesta algo singular y que solo ha sido interrumpida en dos ocasiones, en la Guerra Civil (1936-1939) y en 2020 debido a la pandemia mundial que estamos padeciendo.

Cada hoguera nace teniendo en cuenta diversos aspectos, el presupuesto disponible, el tema del monumento, el diseño de la figura y el lugar de ubicación. Una vez decidido se piensa en los colores para que armonice con el entorno donde se construirá y se hace la maqueta.

En este proceso han de valorarse el peso, el transporte, el tamaño y las partes que la compondrán y se empieza a modelar y construir el monumento. Los materiales utilizados entre otros son cartón, madera y papel y cada vez se apuesta más por el uso de materiales respetuosos con el medio ambiente.

Las piezas se construyen por separado, se comprueba el ensamblaje, se numeran y se pintan para después protegerlas con un plástico. Un armazón de madera sustentará todas estas piezas para que se muestren en todo su esplendor. El cálculo de pesos y contrapesos y cómo se quemará el monumento es muy importante para la estabilidad ya que algunas Hogueras miden hasta 17 metros de altura.

Exposición del ninot

Los ninots son figuras con representación humana, hechas de materiales combustibles que ocupan la base de las hogueras. Estas figuras tienen un carácter crítico y burlesco.

Una figura representativa de cada hoguera será expuesta del 18/05 al 04/06 para que los visitantes puedan votarlas. En 2019 la exposición contaba con 188 ninots. De ellos el más votado será indultado y se salvará del fuego, pasando a formar parte del Museo de Hogueras situado en la Rambla.

Mascletà

Masclets

Del 19 al 24 de junio a las 14.00 horas en la plaza de Luceros tras la frase pronunciada por la Bellea “Senyor pirotècnic, pot començar la mascletà” un disparo pirotécnico da paso a composición ruidosa y rítmica que hace vibrar el cuerpo. El ruido lo producen los masclets o petardos de gran potencia sonora. Éstos se unen mediante una mecha que acaba formando una traca.

Cada mascletá está dirigida por una pirotecnia diferente y compiten entre ellas con sus espectáculos ya que la pirotecnia ganadora recibirá un premio en metálico y se asegura su participación el año siguiente.

Bellea del Foc

De enero a abril, cada Hoguera elige en el acto de Presentación donde se les coloca una banda de distinción a su Bellea Mayor e Infantil y cada una va acompañada de dos o cuatro damas de honor.

Ser bellea de una hoguera es un sueño para muchas alicantinas a pesar de implicar muchas obligaciones. Las belleas representarán a su distrito durante todo el año y entre todas ellas se elige a la Bellea del Foc en el Festival de Elección de la “Bellea del Foc” y sus damas de honor.

Para ser Bellea del Foc es necesario haber sido Bellea el año anterior y tener más de 19 años. Hoy en día no existe límite de edad y se puede vivir en Alicante o en sus pedanías (El Altet, Torrellano o Arenales del Sol).

Desde 2010 un jurado de 9 personas vota en secreto los 7 nombres de su elección y un notario contabiliza los mismos y de entre las 7 más votadas se vuelve a votar en secreto la Bellea del Foc. Este mismo procedimiento es el seguido para elegir la Bellea Infantil y sus damas.

En estos eventos participan todos los foguerers y se ofrece música, bailes y desfiles de las candidatas que siempre acaba con la proclamación de las máximas representantes de la fiesta. Dos semanas después las Belleas son investidas oficialmente por el alcalde en el acto de Proclamación celebrado en la plaza del Ayuntamiento.

Entrada de bandas

La música es muy importante en esta fiesta, cada hoguera contrata una banda de música para todas las fiestas, con lo cual, pueden haber hasta 2000 músicos llenando las calles de ritmo durante estos días.

La tarde anterior a la plantá los socios de las comisiones de cada Hoguera desfilan con los trajes tradicionales acompañados por las bellezas y las damas de su distrito, vestidas de novia alicantina. Cada hoguera desfila con su respectiva banda de músicos, llenando las calles de música y alegría. En este desfile se otorga premios a las consideradas “mejor conjunto”.

Durante las Hogueras las bandas suelen hacer varios pasacalles para lucir a sus bellezas y visitar las Hogueras de barrios vecinos animando así las calles.

Las comisiones se organizan en barracas, calles valladas donde hay mesas, sillas, un bar y un escenario. Las barracas son costeadas por los barraquers, miembros de la Hoguera, y el uso de mesas suele ser privado aunque la entrada es libre y podemos consumir en el bar y disfrutar de la música.

Las barracas promueven la relación y diversión de los alicantinos, cada año van en aumento y compiten por tener la portada más llamativa ya que también reciben un premio.

La plantà

La noche del 20 de junio se realiza la plantà, se transportan y construyen las hogueras y las barracas. Para facilitar el transporte y montaje muchas calles se cortan al tráfico.

Los monumentos más grandes, de categoría especial, se montan un par de días antes debido a su complejidad. El ensamblaje es complicado y colocar el remate final es la parte más arriesgada pues el monumento puede desmoronarse.

Cada hoguera será valorada por un jurado y las ganadoras recibirán un premio el día de la Ofrenda que consta de una banda y el 10% del coste total de la Hoguera.

Foguerers y barraquers repondrán fuerzas tomando la tradicional coca amb tonyina y bacores y beban “paloma”.

Ofrenda de Flores

El 21 y 22 de junio se hace la ofrenda de flores a la Virgen del Remedio, patrona de Alicante. Como curiosidad comentar que es la ofrenda de flores más antigua de España pues data de 1941.

Las Belleas y damas de cada Hoguera llevan ramos que depositan ante la imagen de la Virgen en la fachada de la Concatedral de San Nicolás, formando un tapiz compuesto por algo más de 10.000 ramos. La madrugada del 24 las flores son retiradas para poder preparar la cremà de la hoguera del ayuntamiento.

Desfile folklórico

El día 23 se celebra una cabalgata de carrozas, grupos de bailarines y bandas de música de diversos países que muestran sus danzas tradicionales. Es un desfile muy bonito y colorido a lo largo del cual se disponen sillas para disfrutar del espectáculo.

Plaza del Ayuntamiento

Cremà

El 24 de junio por la noche, festividad de San Juan Bautista finalizan las Hogueras de Alicante con la cremà. A las 12 de la noche desde lo alto del Castillo de Santa Bárbara se lanza una gran palmera de fuegos artificiales, la cual tiene su origen en 1932.

En este momento, una gran traca encendida electrónicamente por las Bellezas del Fuego adulta e infantil desde el balcón del Ayuntamiento prende la hoguera oficial de la plaza del Ayuntamiento y a partir de ese momento se quemarán las hogueras de cada distrito.

Hoguera ardiendo

Los bomberos vigilan para que todo se desarrolle correctamente, apagan las hogueras y lanzan agua a los espectadores para que se refresquen, lo que se conoce como la banyà.

Los monumentos se queman por la celebración del solsticio de verano, en la antigüedad se creía que el sol no volvería a su esplendor total porque los días iban acortando, por ello se encendían fogatas y se realizaban ritos relacionados con el fuego para simbolizar el poder del sol y ayudarle a renovar su energía y purificar a aquellos que lo contemplaban.

Nuestras celebraciones tienen gran influencia de los ritos y tradiciones ancestrales aunque hoy queda también ligada a la influencia cristiana al vincularlo al día de San Juan el 24 de junio ya que realmente la noche más corta (hemisferio norte) o más larga (hemisferio sur) del año es la del 21 de junio.

Fuegos artificiales

Entre el 25 y 29 de junio ambos incluidos, a las 24.00 horas desde la playa del Cocó podemos disfrutar de un espectáculo de fuegos artificiales que dura unos 18 minutos, son fuegos aéreos lanzados al mar formando un espectáculo que nadie quiere perderse, por eso antes de la medianoche la gente acude en masa para coger sitio y disfrutarlo.

Espero que os haya gustado y que os animéis a visitar Alicante en estos días de fiesta, pues bien merece una visita. Os aconsejo llevar calzado cómodo y tener ganas de pasarlo muy, pero que muy bien.